Descargas  Tienda online  Consultas   Solicitud de presupuesto   Área de clientes   968 90 64 58 / 655 39 18 95

Desratización

Su carácter roedor es el aspecto más grave desde el punto de vista económico, no sólo por los materiales que deteriora sino por los posibles accidentes que pueden ocasionar: incendios y cortocircuitos, desplome de estructuras, accidentes de trabajo...

 

Considerando el aspecto sanitario, existe abundante bibliografía sobre la asociación histórica de los roedores con ciertas enfermedades y epidemias humanas. La transmisión de enfermedades puede darse por contacto directo (rabia) o, por ejemplo, por contaminación de aguas y alimentos (fiebre tifoidea).

 

Los roedores  pueden acceder a sus instalaciones a través de diversas vías: por lo general y en función de la especie, lo harán por su propio "pie" siguiendo las conexiones con el suelo y subsuelo y por cualquier conexión de sus instalaciones con el exterior (puertas, ventanas, huecos en paredes). También lo pueden hacer junto con mercancías entrantes.

 

Sus instalaciones proporcionan todo el refugio que un roedor busca: comida, calor y refugio en almacenes, falsos techos, suelos y paredes, etc...

 

Propagación rápida: detrás de un roedor vienen muchos más. Si ha encontrado un territorio a su gusto comienza a reproducirse y, por simple cálculo matemático, una rata podría tener hasta 30.000 descendientes en un año.

 

Para que el control de estas plagas sea lo más eficaz posible tendremos que conocer las principales características de las distintas especies de roedores, centrémonos en las más frecuentes:

 

 

El ratón común (mus musculus)

Posee un cuerpo delgado y pequeño (7-10 cm.) de color gris pardo liso y pesa entre 15 y 30 gramos. Tiene las orejas largas y la cola esta  semi-desnuda y es tan larga como el cuerpo completo. Existen variaciones de color

como albino, blanco y negro, desarrolladas en laboratorio.

Normalmente vive en exteriores pero, llegado el invierno, puede trasladarse al interior de edificaciones. Realiza su actividad principal por la noche en un radio de 6 metros aprox. desde su ratonera, que se encuentra cercana a fuentes de alimento, sobre todo al caer el sol es cuando comienza su actividad.

 

La madurez sexual la tiene al mes y medio de vida. En condiciones normales, la hembra tiene una gestación de 19 días, resultando un total de 8 camadas por año de entre 4 y 7 ratones.

Es omnívoro, prefiriendo los granos de cereal. Necesita consumir sólo 3-4 gr. de alimento al día y pueden sobrevivir sin agua. Su curiosidad a la hora de comer hace que mordisquee diversos alimentos, de donde viene su enorme potencial contaminador.

Normalmente accede a las edificaciones junto con mercancías y mudanzas, siendo también habitual que se instale en el momento de la construcción de las edificaciones, ubicando su nido en bovedillas y huecos de paredes y techos.

 

Posee una pobre visión (1-2 m.) y no distingue casi los colores, pero es muy sensible al movimiento a una distancia de casi 100 metros, los sentidos del gusto, oído, olfato y tacto están muy desarrollados.

 

La rata noruega  (rattus norvegicus)

 

La rata noruega o de alcantarilla es de tamaño largo y robusto, puede llegar a medir hasta 25 cm. sin contar la cola y pesar casi medio kilo. El color de su pelo es de pardo a negro con el vientre más claro y variará en función de su entorno. Tiene el morro chato y las orejas y los ojos pequeños.

 

Vive en madrigueras subterráneas que excava, siendo común encontrarla en el alcantarillado de cualquier ciudad.

 

La rata siempre realiza el mismo recorrido desde su madriguera hacia las fuentes de alimento o de agua; posee un comportamiento "neofóbico" que

la hace desconfiar ante cualquier novedad en su territorio (alimentos, objetos etc.).  Normalmente inicia su actividad por la noche aunque también se la puede encontrar durante el día.

 

Alcanza su madurez sexual a los dos meses de vida. En condiciones normales, cada hembra tiene un período de gestación de 22 días, resultando entre 4 y 7 camadas por año de hasta 12 crías.

 

Es omnívora prefiriendo la carne en su dieta. Normalmente realiza su comida diaria (hasta 30 gr.) en un sólo alimento hasta agotarlo; tarda horas hasta cerciorarse de la seguridad ante un nuevo alimento en su territorio: lo prueba y si le sienta mal o la enferma reacciona de forma agresiva ante el resto de la colonia sin dejarles probar; esto se denomina "recelo al cebo" y suele complicar las tareas de desratización. Necesita un aporte diario de agua de aprox. 25 ml. al día.

 

Normalmente accede a los edificios desde el exterior o el subsuelo, debido a la proximidad y conexiones con el alcantarillado. Su acceso lo realiza  a través de casi cualquier material gracias a la capacidad roedora de sus incisivos. Viaja con mercancías y transportes que representan sus vías de expansión a grandes distancias.

 


Métodos de Actuación

La Desratización requiere de dos etapas, la Campaña de Choque (tratamiento)  y  el Mantenimiento (control). 

La primera de ellas consiste en la colocación de cebos en la zona que se desee controlar.  En este proceso se controlará la población de la plaga asegurando una ingesta suficiente para tal objetivo, así, para asegurar dicho proceso, los cebos serán distribuidos por nuestro personal atendiendo en todo momento a la Inspección y Valoración realizada con anterioridad.  Por otro lado, los cebos serán revisados periódicamente para ser repuestos en caso de consumo o recolocación de los mismos.

 

La etapa de Mantenimiento es esencial ya que la misma asegurará que los cebos instalados en la etapa de Choque se mantienen en todo momento con la cantidad y calidad adecuada. Así mismo en esta etapa se analiza la eficacia del tratamiento y se realizarán las modificaciones que se estimen oportunas para mantener controlada la población de roedores controlada.

  

En las etapas anteriores se tendrán en cuenta, a la hora de distribuir los cebos, los lugares donde existen signos de presencia, actividad, accesos o paso de ratas y/o ratones. Dependiendo del nivel de la plaga los cebos se separaran de 7 a 10 metros entre sí, protegidos en porta-cebos. En descampados, basureros o zonas donde no exista riesgo para personas o animales se podrán emplear bolsas sueltas. En alcantarillas se suspenderá el raticida sobre el nivel de las aguas. Todos los porta-cebos quedarán reflejados en el Plano de Situación de Porta-cebos el cual será modificado en función de los cambios que éstos sufran.

¿Necesita presupuesto?

Enviando...
Utilizamos cookies de terceros con fines analíticos. Al continuar con la navegación estás aceptando su uso. Aceptar